4/25/18

Elena





A Elena Iglesias


Elena
he decidido
celebrar la muerte
siempre se lleva lo mejor
el súmmun del divino
espíritu

deja detrás
lo vulnerable
cuerpos que se desprendieron
de las cumbres y cayeron
sobre la tierra arenosa
de la inexistencia

deja el hedor
las rajaduras
el ácido
las náuseas

deja el dolor
la esclavitud
las demandas
la congoja

se lleva el amor
la respiración libre y silenciosa
la consciencia astral
las ideas que nacieron
en espacios hirvientes

¿Por qué llorarla
si es destino al origen?
¿Por qué ennegrecerla?
¡Tantos caminos rotos
por donde transita
el cuerpo consumido
con su fardo lleno de nostalgias!
¿Por qué no celebrarla?
¿Acaso no es la muerte
el comienzo de todo?


C. K. Aldrey
4/24/2018
Photo by C.K.A.

PAZ




Paz se fue a dormir
me dijo que estaba cansada
de ser ignorada.
Envejecemos juntas.
Ahora ella es más sabia
se conforma con ser un nombre
yo estoy más agotada
la mayoría de los seres que me rodean
no saben pronunciar el mío.
Al ver su indiferencia
me tendí sobre el césped
los ojos se me fueron cerrando
el día fue noche
garra visionaria que espanta.
Soñé que mi pueblo
estaba habitado por zombis
eran pacíficos
agrietados
estatuas de sal oscura
mirando hacia el mar
con su estampa hierática y solemne
esperando por sus muertos…
las sirenas hechizadas de Nipe
le cantaban a la ensenada
que olía a pasiones rancias
y amores apagados…
¡cuánto diera por espantar
las memorias errantes
del ocaso!

Me acerco a Paz
le digo con la mirada
que recorre su cuerpo flácido
-tú te has conformado
con ese estoicismo peculiar
de las damas abandonadas
y ya no reconoces tu linaje
¿cómo puedes olvidarnos
lavarte las manos como Poncio Pilatos
darnos la espalda?
Cruz y raya Paz
me hartan tus parábolas quiméricas.
Mi yo multiplicado
mi yo minimizado
mi yo mutilado
lucha por sobrevivir
a pesar de la fatiga
el dolor en las rodillas
el crujido extraño de huesos
cuando la madrugada
es un gigante de proporciones
descomunales
y están alertas los oídos
al rumor de las sombras.
Te encoges como feto
que recuerda el claustro materno
no te despiertas
de tu sueño profundo

aunque
lo
sabes
p
A
Z
te
lo
sabes
de
memoria

esperamos por ti
cada minuto

en todas
las encrucijadas
en todos
los silencios.

Poema y foto: C. K. Aldrey

Estúpida




Cómo se convirtió en una asesina

Tanta bulla tanto amasijo tantísimos madrigales rotos
el grito iracundo y arrabalero
¡estúpida estúpida estúpida eres una estúpida!
Ella
los pies incrustados al piso
abatida
infeliz
perpleja
decenas de bocas pastosas
en la crueldad de la noche
murmurando
y la lengua sucia
sus llamas infernales
atraviesan los sentidos
la crucifican
¿quién
en ese camino de abrojos y pedregales
rescata su cuerpo
sin nervios ni sangre?
Toda oídos toda oídos
¡estúpida eres una estúpida!
la justicia tiene las neuronas
a noventa grados de muerte
el mastodonte vomita.

Antes de darle la espalda
saca un revólver y aprieta el gatillo.
Ya en la guarida
detrás de la puerta sigue escuchando
su frenesí de improperios.
Pero ella lo ha matado.
Lo ha matado
para siempre.


C. K. Aldrey
Imagen: Internet Library
Digital: C. K. A.

Las abejas





En los días de sol
vienen las abejas
entran ansiosas
en cada flor
chupan el néctar
y afincan las patas
en los pétalos.

Hoy recordé
que sus antepasados
son las avispas
por eso
algunas de las especies
son tan agresivas
inyectan veneno
al enemigo
con su increíble aguijón
y como en los hombres
unos grupos son beneficiosos
otros dañinos.

No es posible cambiar
el orden de la vida
-al menos en lo esencial

siempre existirán
el beso
y la coraza
la miel
y la ponzoña.

Texto y foto: C. K. Aldrey

Lo gris




Lo gris salta
sobre el papel
baja del cielo nublado
llega con el aire invernal

es un gallo
en su reino enjaulado
un lagarto dormido
en el corral

Cuelga de la mañana
sin detener su vuelo monocorde
toca a todas las puertas
entra en todos los jardines
baila con los perros
y saluda a los gatos

Hoy se enreda en las cercas
deja hilos de armonía  
en las púas

mañana estará de luto…
los pájaros quieren negro
las iguanas blanco.

Poema y foto: C. K. Aldrey

No son las flores





A Yusimi Sijo

No son las flores
sino la reverencia
del gesto bondadoso
que la inspira.

Texto y foto:  C. K. Aldrey

Supermoon




Hermosa y petulante luna
que a los rayos del sol ignora
y olvida que por ellos brilla.

C. K. Aldrey
Photo by c.k.a. "Supermoon" | 12-03-2017

Nacen las flores




Nacen las flores
entre las piedras, las hojas secas
y el arenal.
No es un milagro sino la vida
con su mensaje
de eternidad…

Foto y texto: C. K. Aldrey

Si estuvieras aquí




Si estuvieras aquí
si estuvieran los amigos de antaño
cuando la flor era emblema musical
y la paz se debatía
en todas las tribunas del mundo

si estuvieran tus ojos
tu mirada inocente y sincera

si me dieras la mano
como aquella noche
en la que delfines y ballenas
asaltaron el horizonte
con su huída…

pero estás muerto
-al menos
eso es lo que dicen
los mensajeros del tiempo

aún no ha regresado tu espíritu
con la guitarra a cuestas
y el azote del mar
no has reencarnado
tu abrazo a los duendes
es gesto traslúcido
que solo perciben las nubes y las piedras

Hoy te he presentido cuando amanecía
han cruzado rayos por el cielo
la tormenta ha derribado árboles y recuerdos
se fue en estampida
la quietud del sueño
y sentí la queja del cuervo
el salto del reptil

venías hacia mí
cantando
y desnudo como un niño…

Si hubieras reencarnado lo sabría
mi vida sería diferente.

C. K. Aldrey
De su poemario “Los Chicos de la Flor”
Foto: C. K. A.


En los ojos de mi madre



Veo al sol
languidecer
en los ojos
de mi madre
mientras sus sueños
navegan
en la distancia
inalcanzable
del mar.


Digital y texto: C. K. Aldrey




1/13/18

El perdón





Annelies Marie
la que no podía cantar en voz alta
y escribía historias
para amortiguar su miedo
¿has absuelto a los que talaron tus ramas?
Desde esa inmensidad
donde ahora se congela el recuerdo
¿perdonas al gendarme que flageló a tu padre?
¿las cámaras de gas y las cercas de púas?
¿la muerte de tu madre en Auschwitz
la de tu hermana en Bergen-Belsen?

Jeanne d’Arc
doncella de Orleans
que en aquella plaza de Ruán me habló al oído
cuando las campanas de la Catedral
golpeaban memorias
¿has perdonado a tus jueces?
¿olvidaste la iniquidad
que transformó tu cuerpo en llamas y carbón?

Dime padre mío
¿has perdonado la humedad de tu celda
tus rodillas hincadas en los surcos encharcados
las cartas que no llegaron a tus manos
las visitas que no fueron permitidas
la balloneta apuntando a tus riñones
los gritos que salían de la galera oscura?
Y yo... ¿perdonaría la madrugada
que agravió mi adolescencia
la cárcel donde morían nuestras sombras?

Espíritus perversos
que tanta crueldad
sembraron en la Tierra…
¿acaso ustedes
se han arrepentido?

C. K. Aldrey | 01-12-2018
Photo by C.K.A.

10/28/17

Dreams




Ella es una puerta
sueña con abrirse
Ella es una mosca
sueña con escapar
Ella es un holograma
sueña con el infinito 
Ella es una lágrima
sueña en la pared
Ella es un misterio
sueña con ser descubierta
Ella es la sombra del árbol
sueña con iluminarse
Ella quiere volar 
hoy lo ha soñado…

Texto y foto: C. K. Aldrey